miércoles, 4 de noviembre de 2009

EL AYER Y EL HOY DE LA MUJER EN IBIAS

Hola amigos, hoy pensando que tema podíamos tocar para charlar sobre ello, se me vino a la cabeza mi abuela, Elena del roxo de Alguerdo. Que bonito su recuerdo y que dulzura emanaba su mirada, es una lástima no disponer en este momento de fotografías pero la verdad que para lo que quiero hablar no son necesárias.
Hoy en día, según va avanzando la sociedad, para las mujeres también existen cambios, aunque en honor a la verdad, creo que no son tantos como deberían.
Pero claro si nos ponemos a pensar,¿Quién no recuerda las jornadas maratonianas que tenían nuestras abuelas y madres?.
Recuerdo como mi abuela se levantaba muy temprano, hacía el "Lume", con leña delgada pa que se encediése pronto, y con las mismas ya ponía en "LA PERGANZA", "EL POTE" con agua a ferver para labar "LOS ESCANILES". Algunas veces al mismo tiempo plantaba también "LAS ESTREBEDES" con el caldero de comida para los cerdos y en una esquina dejaba la cafetera para que se fuese calentando aquel sabroso café que solo ella sabía hacer.
Nada más desayunar, cogía un mandil y una"CANADA" se ponía a ordeñar y a su regreso le esperaba todo el trabajo de la casa, sin contar que en periodo de recogida de hierba, también tenía que ayudar.
Al mediodía desde que comían, todos descansaban un rato excepto ella que era cuando aprovechaba a labar la ropa en la fuente, y a la tarde otra vez lo mismo trabajo sobre trabajo y nunca tener descanso, claro al llegar las diez de la noche se sentaba a escuchar la radio y siempre se quedaba dormida.
Seguro que días como estos los recordáis todos y seguro que también os acordáis de aquellas incansables mujeres que lo hacían todo sin casi ni tener derecho a nada porque estaban en un mundo en el que lo que decía el hombre era lo que valía y ellas abnegadamente obedecían y respetaban.
El trabajo hoy en Ibias como en otras zonas es mas llevadero, gracias a Dios la mujer en la zona rural, tiene a su alcance muchas modernidades, es decir, hay lavadoras, lavavajillas, cafeteras, microondas, hornos, planchas, etc, etc; Cosas que aunque nos parezcan libianeces, la verdad son una ayuda inestimable en el trabajo de casa.
Por eso y para acabar quiero rendir un homenaje a esas mujeres que sobrevivieron en un mundo tan dificil y agotador, pero en el que supieron defenderse, y en el que nos enseñaron a pelear por una vida más fácil y por unos derechos que ellas no tenían. Y a la vez quiero animar a todas las mujeres que hoy siguen trabajando en la dura faena del campo y decirles que gracias a su trabajo estamos en un mundo mucho mejor. Gracias abuela espero que donde estes te encuentres orgullosa de mí.

1 comentario:

  1. Preciosas palabras de reconocimiento para la mujer de Ibias, y en general para todas... UN SALUDO

    ResponderEliminar